miércoles, 17 de diciembre de 2014

Khachapuri, el pan de queso georgiano


El khachapuri (pan de queso), pronunciado "jachapuri", es un pan típico de Georgia y se come de manera muy habitual. Hay muchos tipos diferentes, pero éste, la versión de Imericia, es el más corriente. Esta receta me encanta; está riquísimo y queda muy apañado. Se puede comer como acompañamiento o entre horas, como si fuese un bocadillo.
Si no dominas la levadura y no quieres correr el riesgo de que la masa te quede muy hinchada, prueba esta versión sin levadura.
 
¿Te apetece probar la versión de la región de Ayaria? ¿La que parece un barco de queso? Pincha aquí.



 
Ingredientes
(para 2 panes de 25 cm de diámetro)

Para la masa:
-       500 gr de harina
-       1/2 sobre de levadura de panadería
-       1 cucharadita de azúcar
-       ½ cucharadita de sal
-       ½ vaso de leche (o de nata)
-       Un poco de agua fría
-       50 gr de mantequilla

Para el relleno:
-- 125 gr de queso fresco de Burgos (o mozzarella)
-- 250 gr de queso tipo feta (o un queso salado muy bien rallado)
-- 250 gr de queso graso fundente (muy bien rallado, puede ser manchego, emmental, cualquier cosa que se funda bien)
-- 1 huevo



El khachapuri (pan de queso) es un pan típico de Georgia y se come de manera muy habitual. Hay muchos tipos diferentes, pero éste, la versión de la región de Imericia, es el más corriente. Esta receta me encanta; está riquísimo y queda muy apañado. Se puede comer como acompañamiento o entre horas, como si fuese un bocadillo.

Primero se hace la masa porque tiene que reposar un rato. En un cuenco grande, se cogen unos 400 gr de harina, se mezclan la sal y el azúcar y la levadura, se hace un volcán y se vierte la nata mezclada con agua. Se amasa bien hasta que quede una masa pegajosa pero no muy líquida, se echa el resto de la harina si es necesario, se tapa y se deja reposar media hora.

Ahora viene la parte interesante: el relleno. En Georgia hay un montón de quesos que son típicos de allí y que no tenemos en España, así que toca improvisar un poco con la mezcla. A mí me gusta que uno de los quesos sea salado y que otro sea cremoso para que se fundan bien entre ellos. Se puede echar cualquier queso que tengáis por el frigorífico, pero tiene que estar muy bien rallado, eso es lo único importante.
En cualquier caso
: ralla, desmenuza y mezcla muy bien los quesos, ya sea con la mano o con una batidora. 




Si ha subido ya un poco la masa y tiene una textura poco pegajosa y no líquida pero manejable, es el momento de pasar a la acción. Enharina la mesa, amasa bien, haz una bola con la mitad y extiéndela con un rodillo, hasta que tenga más o menos el tamaño de la sartén que vayas a utilizar para cocer el khachapuri (también se puede hacer en la bandeja del horno). Cuando esté extendida, pon en el centro una bola con la mitad de la mezcla de queso.



Envuélvela con la masa y aplástala suavemente hasta que vuelva a ser un círculo del tamaño de la sartén. Pasa el rodillo por encima sin aplastar mucho para que quede uniforme, deberá tener aproximadamente 1 cm de grosor.



Echa un poco de aceite en una servilleta y engrasa la sartén con ello. Ahora, pon la sartén a calentar a fuego suave. Cuando esté bien caliente, coloca encima el khachapuri con mucho cuidado. Haz en el centro un pequeño orificio en la parte superior de la masa para que no se hinche (no se tiene que ver el fondo de la sartén; sólo hay que dar un pellizquito en la capa superior del pan). Tápalo y déjalo al fuego suave diez minutos, hasta que la parte de abajo esté dorada. Entonces, dale la vuelta como si fuese una tortilla y déjalo cocer 10 minutos.

Si decides hacerlo en el horno, utiliza una bandeja, no una rejilla y pon papel de repostería por debajo. Cuécelo 15 minutos a fuego medio, hasta que esté dorado.

El toque final consiste en ablandarlo. Una vez que acabes de cocerlo, cuando el khachapuri esté todavía muy caliente, pincha el taco de mantequilla en un tenedor y „barniza“ el khachapuri con él. Cuando acabes con una de las caras, dalo la vuelta y pásalo por la otra. 




¿A que está buenísimo?