martes, 11 de abril de 2017

Sobaos pasiegos


Mis queridos vástagos tienen una adicción importante a los sobaos y a todo lo que sepa a mantequilla (comprensible, la verdad). Supongo que el gen de la tierruca es dominante. 
 
Como los sobaos no se encuentran en estas latitudes, hacemos los sobaos a menudo. Los hago directamente en una fuente de horno, sin papelinas, luego los corto en rectángulos de „tamaño sobao“ (a gusto del consumidor) y los meto en una lata para que no se sequen.
La verdad es que quedan muy bien y que nos los acabamos rápidamente.

Hay gente que hace las papelinas pero todo el que me conoce ya sabe que las manualidades no son lo mío. Es posible que otro día ponga un tutorial pero no prometo nada.




Ingredientes:
(para unos 10-12 sobaos)
-       150 g de mantequilla (de la mejor calidad posible)
-       150 g de harina
-       3 de huevos grandes
-       100 g de azúcar
-       1 sobrecito de levadura química
-       1 fuente rectangular de horno



Preparación:

Precalienta el horno a 180°C con calor arriba y abajo.
La mantequilla es el ingrediente estrella de esta receta, por eso la insistencia en la calidad, y tiene que estar a temperatura ambiente.
Ponla en una fuente y bátela con unas barillas (a mano o con batidora). A
ñade el azúcar y mezcla bien y luego, agrega los huevos uno a uno hasta que quede una masa homogénea.


Después, mezcla la levadura con la harina e intégrala poco a poco en la masa.

Engrasa y enharina la fuente de horno (úsala más o menos grande según cómo quieras que queden de gruesos los sobaos), vierte en ella la masa con cuidado y extiéndela con una espátula.

Hornea durante unos 20 minutos, hasta que esté la masa dorada.

Cuando saques la fuente, deja que se enfríe antes de cortar los sobaos y desmoldarlos. Yo los meto en una lata para que no se sequen y los dejo en el frigorífico o en el alféizar de la ventana en invierno para que estén frescos porque se conservan mejor.

Si quieres hacer más sobaos en una sola tanda, solamente tienes que tener en cuenta que tiene que llevar la misma cantidad de mantequilla que de harina, y que tienes que echar 1 huevo más cada 50 g. No hace falta aumentar demasiado las cantidades de azúcar y de levadura.

Un buen vaso de leche y que aproveche :)